dissabte, 17 de març de 2007

La Santa Inquisición

Un nuevo vocerío se levanta estos días en el corral de los elegidos. Argumentan lo necesario que es, que se instaure nuevamente La Santa Inquisición, sólo así evitaremos que esto se hunda. España es una católica nación con su destino basado en principios universales que fijaron sus raíces en la Contrarreforma. La celosa Institución ha desplegado sus milicias blancas contra la amoralidad, los custodios del recto decoro, que hasta ahora se inmiscuían en todos los asuntos públicos en defensa de sus intereses más espurios, han notado la punta de una daga blasfema en su yugular y eso los ha enaltecido. Se necesitan muchas más leyes que regulen el pensamiento. Más apoyo legal para contener las obstinaciones oscuras. Este pueblo tiene una parte de él que es poco ilustrada que empuja en todos los frentes sobre el cordón de seguridad que le había establecido el proteccionismo fanático de la Iglesia apoyado por el colaboracionismo cagón de un Estado que se autoproclama laico, por proclamarse de alguna manera.
La autocensura debe establecerse nuevamente en todas las disciplinas, aún en las consideradas más inocuas como se creía que era la Fotografía. Si no es así que se lo digan a JAM Montoya y su “Sanctorvm”, (http://www.jam-montoya.es/). El libertinaje campa alegremente en la conciencia de esta nuestra gente.

La argumentación es de libreto. Todo está escrito en un único guión. ¿Veis que tipo de gente lo lleva bajo el brazo? No se ocultan quieren que se les vea bien, quieren imponer sus principios, su orden, su moralidad. No están dispuestos a compartir un territorio razonablemente neutral, lo quieren a su manera a su gusto. Intransigentes a cualquier cesión, reclaman la represión sanguinaria y amenazan con la palabra “muerte”. Han trazado una división, han generado una fractura, pero a la vez vocean una España cohesionada. ¿Entendéis el mensaje? ¿Entendéis su intención?
Ramie, opina así, (Mientras se lo permitan los del pensamiento único).