dimecres, 21 de març de 2007

El primer desnudo en el Arte


Como decíamos ayer de Praxíteles, él fue quien trajo al mundo el primer desnudo, lo extrajo de un mero pedrusco. Puso empeño, experiencia, genes y arte para la conclusión de la obra y así la materia de piedra natural se trasformó en escultura con la aplicación de cincel.
Esculpió dos figuras en mármol de la diosa del amor Afrodita, a una divinidad la dejó vestida, a la otra consiguió desnudarla completamente. Los habitantes del pueblo de Cos, gente de fundamentada seriedad según dice de ellos Plinio el Viejo, eligieron quedarse con la figura recatada. Los originarios de Cnido, cuando llegaron al taller del artista sólo les quedaba una escultura y así fue como tuvieron que quedarse con la deidad desnuda. Se trataba del primer desnudo integral de la historia de la escultura.
Plinio nos relata que los cnidenses pronto se acostumbraron a la estatua y no quisieron venderla nunca. Como le corresponde a una figura distinguida, en aquel tiempo el Ministerio del Amor era mucho más relevante que hoy en día, la situaron al aire libre cobijada por un templete columnario.
La representación que el artista había conseguido reflejar de la belleza femenina era tan perfecta que un vecino se prendó de sus formas y pasaba las noches acurrucado junto a su enamorada.
Una escultura de Afrodita atribuida a Praxíteles es la escultura de Venus que se halló en 1651 en las ruinas del teatro romano de Arles. Se trataría de una de sus primeras obras, anterior sin duda a la Afrodita de Cnido, pero que ya aporta una importante novedad que se aparta de la tradición la semidesnudez de la diosa.Un escultor le añadió los brazos, que se habían perdido, ahora tiene una manzana y un espejo en sus manos.