diumenge, 30 de març de 2008

Esmorzar a Cala Pedrosa, Tamariu

Ahir vam anar a esmorzar a Cala Pedrosa com tenim per costum el fer-ho de tant en tant. Amb tot, no ho fem tant sovint com ens agradaria. Per anar be s’hi ha de baixar d’hora. Si pot ser, tant com per poder anticipar-nos a la sortida del sol.
Per anar-hi si ha de baixar a peu des de la carretera de Tamariu, que ha estat el darrer poble de la Costa Brava en ser descobert pel turisme de la Capital. En un principi l’antiga cala de pescadors de Tamariu va estar ignorada durant molt de temps per no reunir els requisits d’exhibició necessaris que precisa per lluir-se l’alta societat, i quedava massa lluny de tot, inclús pels mateixos palafrugellencs. Va continuar així fins que les aglomeracions no assoliren la saturació dels altres destins capdavanters, mantenint-se més o menys en un segon terme fins ben avançat el segle XX. Fins el moment precís en que el turisme de segona residència fou de l’abast de la classe mitja.
Antigament pels palafrugellencs Tamariu era la platja dels pobres, i fou tant ignominiosament oblidada pels de casa, que la població no conegué la brillantor de la llum elèctrica fins que no havien passat trenta anys de la seva arribada a la Vila. A la Cala s’hi havia d'anar llavors pel camí que surt de la Vila des del carrer de La Tarongeta i passava per Vila-seca i la Font d’en Cruanyes.
L’esclat de la Primera Gran Guerra el 1914, provocà el tancament de fronteres i una forta crisi a la indústria surera del poble que avocà molts homes a l’atur. Per tal d’atenuar les dificultats de les famílies afectades i donar ocupació els caps de casa, l’ajuntament projectà la construcció d’un camí carreter que sortín del camí dels Ermitans, antic vial que passava primer per sota El Bruguerol i desprès pel costat del Mas del Cabo, s’enfilava a la muntanya del santuari de Sant Sebastià. Aquell fou l’embrió de la carretera actual, ideada més per fer una obra de caritat als damnificats de la vila que per facilitar les comunicacions dels pescadors de Tamariu. El nou camí arrencava un cop passat el Pont d’En Cassaca i aprofitava el traçat d’un vell corriol existent que des de la Musclera baixava a Tamariu.

Els primers indicis de com hi trobarem de plena la Cala, la tenim en el camí que enllaça la carretera amb el capdamunt de la Riera de la Cala Pedrosa. No hi hem vist més de quatre o cinc cotxes. És un nombre reduït que ens tranquil·litza. Alguns d’ells pertanyent se’ns dubte als caminants que itineren, seguint els senyals de la bandereta blanca i vermella, el Camí de Gran Recorregut GR-92, i que solament s’hi estaran de passada.
Durant els primers metres resseguim la finca de la Musclera, que fou construïda en aquest extraordinari paisatge, el 1929 per a servir de residència de Lord i Lady Islington, la construcció seguia l’estil colonial espanyol de Califòrnia. El projecte fou ideat pel visionari i gens convencional matrimoni dels Woevodski. Les casualitats que s’entrellacen van fer coincidir en aquest mateix punt, el camí obert a causa de les conseqüències de la Gran Guerra sobre la població de Palafrugell i la finca edificada per un dels militars que hi havia pres part en la contenda, em refereixo al comandant rus Nicholas Woevodski.
Els terrenys de la propietat, antiga vinya del Cabrer que segons es deia donava el primer raïm de les vinyes del terme, estan envoltats per una tanca que la separa del camí. El nom li ve donat per trobar-se en els seus límits la Punta de La Musclera.
Des d’aquí, el punt més alt del recorregut, s’inicia, en vertiginós descens, l'estret corriol que ens conduirà a la Cala.
El camí arrenca com un jove ballarí precoç dansaire i juganer, que acabarà per entregar-se exhaust, deixant d’existir arran d'aigua, quan ja no tingui cap valor la seva alçada.
Anem baixant pel pendent i ens endinsem en una atapeïda floresta que cobreix completament la riera encaixada entre els dos vessants del barranc, és una barreja d’intensos tons verds i els torrats que produeix la sequera persistent dels darrers mesos. La vegetació que ens envolta és de tipus mediterrània. Autòctona. El camí no fa gaire que s’ha condicionat instal·lant baranes de fusta que protegeixen del barranc. Una mostra de la civilitzada ordenació del territori natural que ens produeix una doble sensació contradictòria. Per un costat el de la integració d’un paradís natural a la moderna accessibilitat de les masses, de l’altre el reconeixement de lloc singular que te la Cala de la Pedrosa.
Pendent avall arribarà el moment que se’ns mostra una conjunció paisajistica que no em canso mai de contemplar, és una localització indefinida, variable per a cada persona, però que acaba per mostrar-se ineludiblement a tots els caminants. És una vista enquadrada entre els dos costats, molt junts i coberts de pins de la muntanya; entremig el cel d’un blau net i suau, sempre enterbolit per les pinzellades blanquinoses que donen els núvols, tot això pel damunt d’un altre blau lleugerament més intens amb les tonalitats verdoses que ens identifiquen que es tracta de l’aigua que omple aquest Mar Nostre. Al sota de tot, situada a l’esquerra, l’omnipresent barraca d’en Jordi i la Pepita.
Un cop arribats a la cala, veiem una barca que torna a terra, porta dos homes a bord, son en Jordi Juscafresa i en Joan Mascarós. Han sortit a pescar d’hora. Ho fan sempre. Ho han fet tota la vida, com ja ho feien els seus avantpassats.
La Pepita i la Maria, les seves dones, surten a rebre’ls, volen saber com a anat la pesca i també els ajuden a assegurar la barca a terra. Aquest cop, l'esmorzar el farem de garoines. El peix es deixa per dinar.
La Cala Pedrosa fa honor al seu nom. És plena de còdols d’un bon tamany, que no facilita gens la presencia dels banyistes i això la fa diferent. És una platja fonda, típica de les rieres curtes i estretes que concentren molt més l’erosió produida per l'aigua de les plujes de durada curta i intensa. A cada costat de la llera queda l'espai just perquè hi càpiga una barraca, presència antiga de les botigues de pescadors que servien, arran de platja, per guardar els bots, les xarxes i les arts de pescar. Aquestes barraques, en èpoques passades, eren utilitzades per les colles, majoritàriament d'homes, per fer uns àpats festius i abundants que acabaven sempre acompanyant-se de cants mariners, de caire melancòlic, que els transportava en braços de l’aiguardent a terres llunyanes on, segons es deia, els nostres indians havien viscut gestes memorables i aventures èpiques. Era un bon motiu d’esbarjo. Potser l’únic de que es podia gaudir.
En aquests rodals de mar es pesca el peix blau, la sardina, l’anxova i els verats. Ha de ser de bon matí, com ho fan en Jordi i el Joan per tirar la sonsera i marisquejar als esculls de Sa Galera. A l’hivern tiren l’art.
A l’interior de la botiga de Cala Pedrosa vaig descobrir per primer cop, d’això ja fa uns quants anys, la torrada d’all i oli amb anxoves, aquest dematí la menja es farà de garoines. Cada cop es consumeixen més i en queden menys. Aquestes acabades d’agafar, son delicioses.
L’Entaulament el fem llarg, sense interrupció, ens ha servit també per cobrir el dinar. Contemplo les fotografies penjades a les parets. Veig una d’en Jaume Sala, conegut als encontorns per “Met Xerraire”, l’avi matern del Jordi. Està assegut damunt la barca. És feta per l’artista local Pere Palahí, als anys cinquanta. L’avi Met sabia molt de peix i pesca, i no necessitava fer servir, com es Coix Maldo, unes altres arts de pesca massa sorolloses. Ja m'enteneu.
Fem un volt per la cala, el sol ja no hi arriba a tocar l’estreta obertura orientada cap a llevant, ho impedeixen els altíssims penya-segats, però les pedres encara conserven una lleugera escalfor que ens resulta molt agradable. No ens allarguem massa temps, la font d’aigua dolça que hi ha als peus de la riera fa de caldo de cultiu d’uns mosquits de mida extraordinària que no trigaran en fer-se presents. Crec que son els guardians d’aquest paradís natural. El darrer que encara queda a la costa.
Ens comencem a plantejar la tornada, no ens queda cap més altre remei, i iniciem la pujada amb un pas lent, el mateix pas silenciós que es du a les processons de Setmana Santa.
Ramix

dissabte, 29 de març de 2008

El enigma de la bestia del Gévaudan

Extraído de “Historias imaginarias pero verdaderas” de Georges Lenôtre (1857-1935).

Los lectores que acostumbraban ir a la Biblioteca Nacional de París vieron entrar a la gran sala de lectura a un venerable sacerdote de aspecto severo y campestre, iva ataviado con una sotana burda y calzaba enormes zapatos fangosos. Dicho sacerdote no pasó inadvertido puesto que, enseguida se supo, según narra la leyenda que el recién llegado era el cura de una pequeña aldea perdida entre las montañas del Auvergne, y al venir a la Biblioteca, con el fin de consultar ciertos documentos que interesaban a la historia de su parroquia, convertía en realidad el sueño de toda su vida. Incluso se aseguró que, al no poder utilizar los escasos diezmos de la iglesia, la mayor parte del viaje la había hecho a pie, y no quiso ver en París sino los documentos que necesitaba. Una vez hechas sus notas, retomó su báculo y regresó a las montañas.

Varios años después de ese incidente encontré, en una librería, un volumen de aspecto extraño, como si no hubiese salido de ninguna imprenta: tenía el tamaño de un libro de oraciones pero el grosor de dos diccionarios, y de hecho al hojearlo comprobé que tenía 1,040 páginas. Los caracteres, la disposición del título, incluso el encuadernado del papel, tenían algo de singular y de nunca visto.

"El volumen que tiene en sus manos es especial ­me dijo el vendedor­. Es obra de un valiente sacerdote de Lozère que durante cincuenta años ocupó todo su tiempo en recorrer Auvergne, reuniendo leyendas, copiando registros de parroquias, recolectando documentos de todas partes con los que llenó su presbiterio. Cuando hizo una especie de historia del clero de Lozère, durante la Revolución, quiso imprimirla. Entonces, el emprendedor abate ­se cuenta­ compró un diario arruinado, el material necesario, aprendió el oficio, se hizo de papel y una prensa manual y, hoja por hoja, ya que le faltaban los moldes, imprimió su trabajo con sus propias manos, el cual se compone de tres grandes volúmenes. Después, puesto que había escrito otros, él mismo plegó y encuadernó sus libros. Consiguió recuperar la inversión, al vender en sesenta centavos una obra de trescientas cincuenta páginas. El que tiene en sus manos ahora es muy solicitado; está escaso; lo vendo en quince francos."

En recuerdo del perseverante clérigo que anteriormente había visto en la Biblioteca ­porque sin duda era el mismo­ compré el libro y no me arrepentí de haberlo hecho. Se titula Historia de la Bestia de Gévaudan, verdadera calamidad de Dios, según los documentos inéditos, por el sacerdote Pourcher, párroco de Saint-Martin-de-Bouchax, Lozère; Edit. Casa del autor, 1889.

Más que un relato, se trata de una colección de textos. El padre Pourcher investigó en todos los depósitos de los archivos de la región, desde los más modestos hasta los más importantes. En la Biblioteca de la calle Richelieu se encuentran sus descubrimientos; consultó todo, leyó todo y anotó todo. Sobre un hecho extraordinario de nuestra historia, del que hasta entonces, creo, no se había tratado más que en lamentos, escribió un libro de ciencia en el que la tradición toma parte, como debe ser. Este es un corto resumen:
A principios del mes de junio del año 1764, una mujer de Langogne que cuidaba su ganado a las afueras de la aldea, fue atacada por una bestia feroz. Debido al aspecto de la bestia, los perros, temblando de miedo, huyeron con la cola entre las patas; por el contrario, las vacas, valientemente agrupadas alrededor de la dueña, hicieron huir al animal. Finalmente la mujer, que no recibió herida alguna, regresó a Langogne muy consternada, con el vestido y el corsé despedazados. De la descripción que hizo del monstruo que la había embestido, se dedujo que el miedo la había trastornado. Era un lobo rabioso. El hecho no tenía nada de extraordinario y no se volvió a hablar de ello.

Sin embargo, algunas semanas después, el rumor de que la bestia había aparecido nuevamente se difundió por todo el valle del Alto Auvergne. El 3 de julio, en Saint-Etienne-de- Ludgares, en Vivarais, devora a una jovencita de catorce años; el 8 de agosto ataca a una joven de Puy-Laurent, en Gévaudan, y la destroza; tres jóvenes de quince años, de la aldea Chayla-l'Evêque, una mujer de Arzenc, una muchacha de la aldea de Thorts y un pastor de Chaudeyrac, aparecen muertos en el campo; sus cuerpos, horriblemente mutilados, apenas pueden reconocerse. En septiembre, desaparecen una muchacha de Rocles, un hombre de los Choisinets y una mujer de Apcher; se recogen sus restos y los jirones de sus ropas esparcidos por el campo y el bosque. El 8 de octubre, un joven de Pouget regresa medio muerto y aterrorizado al pueblo; había encontrado en el huerto a la Bestia, que le desgarró la piel del cráneo y del pecho. Dos días después, un niño de trece años se presenta, al igual que los otros, con la frente abierta y sin el cuero cabelludo; el 19, una muchacha de veinte años aparece despedazada, en una pradera de los alrededores de Saint-Alban: la bestia se había ensañado con ella, había bebido toda su sangre y devorado sus entrañas.

Todo Gévaudan se estremeció. El capitán Duhamel, auxiliar mayor de los Dragones de Langogne, con el fin de atrapar a ese misterioso animal, encabezó a un intrépido grupo de campesinos, cercó y mató a un gran lobo, por lo que obtuvo una recompensa de dieciocho libras. Sin embargo, la gente del campo no se tranquilizaba; ese ordinario lobo no era la Bestia, como pretendían hacerles creer. Y,
de hecho, se supo casi inmediatamente que ésta se burlaba de los cazadores y continuaba con sus destrozos. Una tarde de octubre, Jean Pierre Pourcher, campesino de la aldea de Zulianges, se encontraba arreglando unos bultos de forraje en su granja; la tarde caía, la nieve cubría la aldea. De pronto, una sombra pasa delante de la estrecha ventana del cobertizo. Una "especie de pánico" se apodera de Pourcher; se dirige a descolgar su fusil, se coloca en la buhardilla de la caballeriza y distingue en la calle del pueblo, cerca de la fuente, un animal monstruoso, de una especie que nunca había visto."¡Es la bestia!... ¡Es la bestia!", dice.

Aunque era muy fuerte y valiente, temblaba tanto que sus manos apenas si podían sostener el arma. No obstante, una vez hecha la señal de la cruz, se prepara, apunta y dispara. La bestia cae, se levanta, sacude la cabeza sin moverse de lugar y mira hacia todos lados, furiosa. Pourcher vuelve a disparar, la bestia lanza un grito aterrador, dobla las patas y huye haciendo "un ruido parecido al de una persona que se separa de otra después de una disputa". Desde esa tarde, Pourcher quedó muy convencido de que, a no ser por un milagro, todos los habitantes de Gévaudan serían devorados...

Relatos como éstos propagaron el terror hasta los lugares más recónditos; el trabajo del campo fue abandonado [...] la gente sólo salía de sus casas en grupos bien armados. El capitán Duhamel y sus dragones exploraban los bosques todos los días; mil doscientos campesinos, con fusiles, guadañas, lanzas y garrotes le servían de escolta. Tan pronto como se tenía noticia de algún daño causado por la bestia, se lanzaban en masa a su persecución. El Sr. Lafont, síndico de Mende, el Sr. Moncan, comandante general de las tropas de Languedoc, el Sr. Morangies, un noble de la región, y Mercier, el cazador más intrépido de Gévaudan, se habían puesto en campaña; recorrieron el lugar, desde Langogne a Saint-Chely, y de Malzieu a Marvejols. Los portavoces iban de pueblo en pueblo reclutando a los campesinos; los valientes se movilizaban y salían decididamente, por los senderos nevados, en busca del monstruo.

Un día, la cuadrilla comandada por el Sr. Lafont se detuvo súbitamente, después de haber caminando setenta y dos horas, muy cerca del castillo de la Baume. ¿Qué pasa? La bestia, la bestia está allí; acaban de verla escondida tras un muro; está recostada sobre su vientre y acecha a un joven pastor que, cerca de ahí, cuida el ganado en la pradera. Pero olfateó al enemigo; con unos cuantos saltos, llega a un bosquecillo cercano. Esta vez la tienen; cien campesinos cercan el pequeño bosque, mientras que otros, con precaución, se deslizan bajo las ramas, sacudiendo la maleza. Al ser descubierta, la bestia toma impulso. Un cazador, a diez pasos, le dispara; la bestia cae, se levanta, recibe un segundo disparo, cae de nuevo, una vez más se levanta y regresa al bosque cojeando. La persiguen, le disparan por todos lados y sale de nuevo a la pradera, cayendo con cada descarga, pero reincorporándose siempre. Por último, la ven regresar al bosquecillo y ahí desaparece.

La buscan hasta la noche sin poder encontrarla. Como la dan por muerta, vuelven al día siguiente en busca de sus restos. Al amanecer, doscientos hombres bien armados exploraron todos los matorrales, apartaron las ramas, buscaron entre los montones de hojas secas hasta que, se supo, dos mujeres que se habían arriesgado a ir al campo tras conocer la buena nueva de que habían matado a la bestia, la vieron pasar, llena de vida pero cojeando un poco. Dos días después, a tres leguas de allí, habían traído a un joven ensangrentado, con la piel del cráneo desgarrada y el costado abierto; el mismo día, una niña de Foutan recibía una mordida en la mejilla y otra en el brazo; en un campo cercano a la vivienda del Sr. de Morangies, encontraron el cadáver despedazado de una muchacha de veintiún años a la que, a pesar de su terror, sus padres habían obligado a ir a ordeñar las vacas. Era para desesperarse. De los diez mil cazadores que, a finales de octubre, se habían puesto en campaña, no había uno solo que no pensara que todo intento, en adelante, sería inútil. La región de Gévaudan debía resignarse y sufrir con devota paciencia esta misteriosa y cruel calamidad.

Ahora sí se sabía que la bestia no era un lobo. Mucha gente la había visto y las descripciones que daban concordaban: era un animal fantástico, del tamaño de un becerro o un asno, tenía el pelo rojizo, la cabeza grande, muy parecida a la de un cerdo, el hocico siempre entreabierto, las orejas cortas y rectas, el pecho blanco y muy ancho, la cola larga y peluda, con la punta blanca. Algunos decían que sus patas traseras estaban provistas de cascos, como un caballo. La bestia parecía tener el don de la ubicuidad [...] En un mismo día, la habían visto en lugares separados por ocho leguas de distancia. Le gustaba sentarse y hacer "muecas", "parecía alegre como una persona" y fingía no tener maldad. Si tenía prisa, atravesaba los ríos de dos o tres saltos; pero cuando tenía tiempo, se le veía caminar sobre el agua sin mojarse. Alguien aseguraba que la había escuchado reír y hablar. Era ya una tradición que, cuando una madre regañaba a su hijo y lo amenazaba diciéndole que la bestia vendría por él, ésta, avisada por quién sabe quién, venía y, poniendo sus dos patas delanteras en el marco de la ventana, contemplaba con cierta arrogancia al niño que le habían prometido para su avidez. Por otro lado, casi nunca devoraba el cuerpo de la víctima: se conformaba con desgarrarlas, chupar su sangre, rasgar el cuero cabelludo, llevarse el corazón, el hígado y los intestinos.

La calamidad que afligía a la región de Gévaudan estremecía a todo el reino. La noticia había pasado de los periódicos de Clermont y de Montpellier a las gacetas parisinas; en la ciudad y en la corte, la bestia era tema de conversación. Una canción, compuesta de diversas estrofas, resumía trágicamente la situación con su invariable estribillo:
Ha comido tanta gente
la bestia de Gévaudan,
¡ha comido tanta gente!
El propio Luis XV, aunque tenía otras preocupaciones, quiso compartir las desgracias de los subditos habitantes del alto Languedoc, y su ministro ordenó asignar una tropa. De acuerdo con estas instrucciones, el capitán Duhamel, "encabezando" la partida, llegó a instalar su cuartel general en Saint-Chely y se reunió con los mejores cazadores de la región; se prometió una recompensa de dos mil y luego de seis mil libras a quien matara a la bestia. Al término del sermón dominical de cada parroquia, se dio lectura a las disposiciones tomadas, y el anuncio de tan ingeniosas medidas reconfortó en cierta forma a los campesinos. A menos que hubiera sido engendrado por el infierno, el monstruo sucumbiría. Para mayor seguridad, los Señores de Languedoc ordenaron que los restos de la bestia fueran presentados durante una de sus reuniones, con el fin de que todos pudieran darse cuenta de que la bestia había sido finalmente exterminada.

Del 20 al 27 de noviembre de 1764, se efectuaron ocho cacerías, según el orden prescrito; todas sin resultado. Tan pronto las tropas regresaron a su cuartel, se supo que, durante la expedición, la bestia había atacado en Saint-Colombe, matando a cinco muchachas, una mujer y cuatro niños. El terror aumentaba. El obispo de Mende dedicó una carta pastoral a esta desolación pública, y se ordenó orar a todo lo largo de la diócesis, con el fin de pedir a Dios que enviara un nuevo San Jorge, asegurado de antemano de la veneración de todo el país. Y mientras los habitantes rezaban, el 6 de enero de 1765, la bestia, a plena luz del día, raptaba una madre de familia, en el pueblo de Saint-Quéry. Aseguraban que era su sexagésima víctima, sin contar a los desdichados que durante seis meses había dejado heridos o lisiados.
En este periodo ­de enero de 1765­ tuvo lugar un incidente que conmovió a todo el país. El día 21, Andrés Portefaix, un joven pastor de doce años del pueblo de Chanaleilles, cuidaba el ganado en la montaña acompañado por cuatro amigos y dos amigas, más pequeños que él. Por temor a la bestia, los niños estaban armados con garrotes en cuyos extremos habían clavado afiladas hojas de sílex. De repente, una de las niñas gritó: la bestia acababa de surgir de un matorral, a unos pasos de ella. Andrés Portefaix agrupa a todos, los más fuertes adelante. El monstruo les anda rondando con el hocico espumeante. Los pequeños, apretujados unos contra otros, se persignan e intentan defenderse a palos, pero la bestia, abalanzándose, toma a uno de los niños por la garganta y se lo lleva: era el pequeño Panafieux, de ocho años. Heroicamente, Portefaix se lanza a la persecución de la fiera, la ataca a cuchillazos obligándola a soltar a su presa. Joseph Panafieux se libra de la bestia, aunque pierde una mejilla, que la bestia devora de tres mordiscos en el mismo lugar. Acicateado su apetito, ataca una segunda vez al aterrorizado grupo, derriba a una de las niñas y de un mordisco le arranca un pedazo de labio a Jean Vévrier, uno de los muchachos, a quien posteriormente agarra por el brazo y se lo lleva. Otro de los niños, atemorizado, grita que hay que sacrificar a Jean y aprovechar para huir. Pero Portefaix dice que salvarán a su compañero o que también ellos morirán. Todos lo siguen, incluso Panafieux, sin una mejilla y cegado por la sangre; valerosamente, todos atacan a la bestia, intentan reventarle los ojos o cortarle la lengua, la acorralan en un cenagal, donde al hundirse, suelta al niño. Portefaix se coloca entre ella y su amigo, le golpea el hocico con el palo, el engendro se hecha hacia atrás, se sacude y huye.

El informe de esta hazaña fue enviado a Monseñor de Mende, quien a su vez lo envió al rey. Éste decidió que a cada uno de los siete pequeños campesinos se le asignarían 300 libras del tesoro de la corona, y que los gastos de la educación del joven Portefaix serían pagados por el Estado. Meses más tarde, fue internado en la Congregación de los Frailes, en Montpellier. [...]
Toda Francia supo de este épico combate por medio de gacetas, historias de cordel e imágenes. Si la fama de Andrés Portefaix fue inmediata, la de la bestia creció aún más. Con el fin de liberar Gévaudan, se ofrecían los héroes de todos los puntos del reino, principalmente de Marseille y de Gascogne. Hasta el más insignificante cazador de alondras soñaba con ser quien diera el tiro perfecto, más aún cuando el rey prometía una recompensa de 9,400 libras al feliz cazador que triunfara sobre el invencible y misterioso animal. Incluso la gente más amilanada prestaba interés a esta desdicha pública, e imaginaba las estrategias más imprudentes. Uno proponía la descabellada idea de fabricar mujeres artificiales, que se clavarían en postes en los linderos de los bosques frecuentados por la bestia. Era muy simple: un saco de piel de oveja para simular el cuerpo; otros dos, más alargados, representando las piernas; sobre "el cuerpo" estaría colocada una vejiga, simulando el rostro y rellena de esponjas empapadas de sangre fresca y mezcladas con tripas envenenadas, con el fin de "forzar a la bestia voraz a tragar su propio fin". Otro proponía elegir a veinticinco hombres intrépidos y disfrazarlos con pieles de león, de oso, de ciervo y cierva, de ternero, de cabra, de jabalí y de lobo, todos con un gorro de algodón provisto de hojas afiladas. Cada uno de los disfrazados debía llevar además un botecito con doce onzas de grasa de cristiano o cristiana, mezclada con sangre de víbora [...] Un tercero había inventado una máquina infernal, compuesta por treinta fusiles a cuyo gatillo debía atar treinta cuerdas, las cuales funcionarían con las contorsiones de un becerro de seis meses, provocadas al ver a la bestia.

Mientras se ingeniaban las fantasías, la bestia continuaba su matanza. Hacia el 15 de enero, despedazó a un muchacho de catorce años, Jean Châteauneuf, de la parroquia de Grèzes; se celebró una misa en la iglesia del pueblo en memoria de la víctima, y al día siguiente, al anochecer, como el padre de Châteauneuf lloraba en la cocina, la bestia vino a observarlo a través de la ventana, colocando sus patas delanteras sobre el marco. Châteauneuf hubiese podido agarrarla de las patas, mas no se atrevió. [...].

Se organizó una gran cacería, Duhamel dio la orden en setenta y tres parroquias: veinte mil hombres respondieron a su llamada; señores de toda la región se pusieron a la cabeza de sus campesinos y este formidable ejército entró en campaña el 7 de febrero. El país estaba cubierto de nieve, y fue fácil rastrear a la bestia siguiendo sus huellas. Cinco campesinos de Malzieu le dispararon, cayó dando un gran aullido, pero se levantó enseguida y desapareció. Como al día siguiente se encontró el cuerpo de una jovencita de catorce años, cuya cabeza había sido cortada de un mordisco, hicieron de su cadáver un señuelo; lo colocaron en un buen lugar, rodeado de hábiles tiradores, todos bien escondidos, pero la bestia no apareció.

El desaliento fue inmenso. Estas cacerías infructuosas, las exigencias de los dragones, los gastos que su estancia representaba para los campesinos, arruinaban al país que, además, se paralizó al grado de que la gente ya no se atrevía a llevar el ganado a pastar y los mercados permanecían desiertos. [...] Nadie podía prever el final de esta calamidad.

En ese entonces, habitaba en Normandía un viejo noble llamado Denneval, cuya reputación como cazador de lobos era grande: aseguraba que a lo largo de su vida había cazado mil doscientos setenta lobos. Las hazañas de la bestia de Gévaudan le quitaban el sueño. Denneval emprendió el viaje a Versalles, consiguió presentarse ante Luis XV y ofreció sus servicios, que fueron aceptados. Juró a su Majestad que mataría a la bestia y que la traería a Versalles disecada, para que todos los Señores de la Corte fuesen testigos de su triunfo. El rey le deseó buena caza y Denneval se puso en marcha.

El 19 de febrero, llegaba a Saint-Flour con su hijo, dos picadores y seis dogos enormes. Para no fatigar a sus perros, los normandos viajaban sin prisa, lo que la bestia aprovechó para devorar aproximadamente una veintena de niños, a razón de uno por día.

Denneval hizo sus preparativos con una fría y calculada serenidad; quería estudiar minuciosamente a la presa que se preparaba a cazar. Al verlo tan meticuloso, los campesinos se consumían de impaciencia; habían recuperado confianza con el anuncio de este hombre providencial enviado por el rey, y no dudaban que al primer disparo los libraría de la bestia. Pero Denneval no tenía prisa, exploraba detenidamente la región, recogía aquí y allá los rastros de la fiera, y constataba que en terreno plano sus saltos tenían una extensión de veintiocho pies. De ahí concluía: "No es nada fácil matar a esta bestia." Por otro lado, sus perros se habían quedado en camino y debía esperarlos antes de comenzar la caza. Además, Denneval no quería rivales, y dio a entender que no haría nada si Duhamel y sus dragones no se retiraban. Hubo discusiones e intrigas a este respecto. El tiempo pasaba y la bestia no ayunaba: el 4 de marzo devoraba, en Ally, a una mujer de cuarenta años; el 8 del mismo mes, cortaba la cabeza de un niño de diez años, en Fayet; el 9, en Ruines, se comía a una muchacha de veinte años; el 11, en un cobertizo de Malevieillette, despedazaba a una niña de cinco años. Daños parecidos ocurrían el 12, 13 y 14 en lugares tan distantes que nadie podía explicarse la velocidad con que se desplazaba. Este eterno vagabundear inspiraba tanto terror en toda Francia que, habiéndose producido ciertos accidentes similares en los alrededores de Soissons, se publicó por todo el país que la bestia de Gévaudan causaba estragos en Auvergne y en Picardie al mismo tiempo. Sin embargo, Denneval muy tranquilo pretendía actuar sin rivales. Duhamel se obstinaba en no abandonar el lugar... ¡Mientras tanto, la bestia seguía comiendo gente! Sería inútil pormenorizar los altercados entre el normando y el dragón. Como es de suponer, el normando triunfó. Duhamel se retiró con sus soldados y abandonó la región, muy contrariado por haber cedido ante su adversario. Ahora nadie dudaba que, teniendo el terreno libre, el temible cazador de lobos acabaría con la bestia.

Desgraciadamente, durante tres meses intentó cazarla sin lograrlo; los diez mil campesinos que habían salido en su búsqueda, mataron sólo a una pobre lobita de a penas 40 libras, en cuyo cuerpo encontraron unos trapos sucios y piel de liebre. En vano Denneval echó mano de recursos en extremo indignos de su gran fama; en vano envenenó un cadáver que expuso como trampa en los alrededores de un bosque donde la presencia del monstruo había sido señalada. Éste despedazó el cadáver, se lo comió vorazmente y no le pasó nada. Después de diez semanas de búsquedas y emboscadas, se dieron cuenta de que las personas, las balas y el veneno lo tenían sin cuidado. Denneval se quejaba de estar mal secundado: los campesinos se burlaban de él y decían que era incapaz de matar a un simple conejo. Los ánimos se tensaban, incluso el tono de la correspondencia oficial se volvía áspero y se le reprochaba al normando cuidar demasiado sus pasos, su honor y sus perros.

Fueron buenos momentos para la bestia [...] La lista de sus matanzas es aterradora. En Clause, devoró a una doncella que comulgaba por primera vez, Gabrielle Pélissier, a quien acomodó tan meticulosamente la cabeza cortada, la vestimenta y el sombrero, que cuando descubrieron sus restos pensaron que simplemente dormía. El 18 de abril mató a un vaquero de doce años[...] En Ventuejols degolló a una mujer de cuarenta años, y luego a dos muchachas, a quienes les chupó toda la sangre y les arrancó el corazón. En la primavera de 1765, no hay aldea de Gévaudan cuyos registros parroquiales no inscriban varios siniestros de este tipo: "Acta de sepultura del cuerpo de... devorado por la bestia feroz." Siempre vigilada, acorralada, fusilada, perseguida, envenenada, hambrienta, volvía a aparecer cada día. De lejos, agazapada cerca de un matorral, se le veía sentarse y hacer señas con sus patas delanteras, como si se mofara de sus futuras víctimas. El escándalo de sus hazañas había cruzado los mares. Los ingleses, sintiéndose muy seguros en su isla, se burlaban hasta la saciedad del terror de Gévaudan. Una gaceta londinense anunció jocosamente que una tropa francesa de 120 mil hombres había sido derrotada por el feroz animal.

Era demasiado; el honor del país estaba en juego. Luis XV, que no se conmovía fácilmente, entendió que había que actuar, y le pidió al señor Antonio de Bauterne, trasladarse de inmediato a Gévaudan, y llevar a Versalles los restos del monstruo. Esta vez, la gente se tranquilizó: la bestia iba a perecer puesto que era el deseo de Su Majestad. Antonio, su hijo, sus criados, sus guardias, sus validos y sus sabuesos llegaron a Saugues el 22 de junio. Empezó por despedir a Denneval, luego contrató mozos para transportar sus maletas y cuidar sus perros. Actuaba como gran señor, seguro de que para vencer sólo bastaba su presencia. Al saberlo, la bestia le lanzó un desafío. El 4 de julio, a plena luz del día, se llevó a una noble anciana, Margarita Ourtamoer, mientras hilaba con una rueca en un campo cerca de Broussoles, y la abandonó ya muerta después de haberle arrancado la piel del rostro. En su calidad de arcabucero del rey, de lugarteniente de sus cazas y de caballero de Saint-Louis, Antonio quiso permanecer impasible; organizó algunas exploraciones sin ningún resultado. Los campesinos, sin miramientos, afirmaron que él era más caro y sin embargo no lograba hacer más que los otros. Se sorprendieron también cuando, después de tres meses de vacilaciones y juergas, lo vieron partir, con todo su equipaje, hacia una zona de Auvergne donde la presencia de la bestia jamás había sido notada. Llegó hasta el bosque de la Abadía de las Chazes, donde había muchos lobos. El 21 de septiembre se encontraba allí, al acecho, cuando vio venir hacia él un animal enorme con el hocico abierto y los ojos ensangrentados. ¡Era la bestia! Antonio disparó, la bestia cayó; la bala había penetrado en su ojo derecho; sin embargo, se levantó, pero una segunda bala alcanzó su cuerpo; la bestia rodó, muriendo en el acto.
Antonio y todos sus guardias se abalanzaron. La bestia pesaba ciento treinta libras, medía cinco pies y siete pulgadas de largo; tenía pies y dientes enormes. Además, era un lobo, un simple lobo que llevaron triunfantes a Saugues, donde el cirujano Boulanger se encargó de realizar la autopsia. Llamaron a siete u ocho niños que no hacía mucho habían visto a la bestia y que, severamente interpelados por el arcabucero, declararon que la reconocían. De inmediato, se procedió a levantar un acta, y el señor Ballainvilliers, intendente de Auvergne, escribió a Su Majestad una carta entusiasta, para agradecerle el haberse dignado a socorrer al fiel pueblo de Gévaudan. El cadáver de la bestia, transportado sin demora a Clermont, fue disecado y enviado a Fontainebleau, donde se encontraba la Corte. El rey se rió de la simplicidad de los inocentes campesinos, cuya superstición había transformado a un simple lobo en una bestia apocalíptica. Sin embargo, por haber librado para siempre al reino de esa pesadilla, Antonio fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Saint-Louis, y recibió mil libras de pensión. Su hijo obtuvo una compañía de caballería, sin contar la fortuna que ganó por exhibir en París a "La bestia de Gévaudan". Diez años más tarde, continuaban presentándola en las ferias de provincia. Así, oficialmente estaba muerta y no se habló más del asunto.

Excepto en Gévaudan... Había ahí incrédulos que aseguraban, con todo respeto, que el señor Antonio era sólo un embaucador que, por cumplir con premura las órdenes del rey, seguramente había matado una bestia, mas no a la verdadera. Sin embargo, la bestia ya no se aparecía, quizá por adulación cortesana, pues la gente aseguraba que la volverían a ver muy pronto. En efecto, la volvieron a ver. Durante las primeras nevadas se llevó a una niña de Marcillac; su segunda víctima, de quien sólo dejó las dos manos, fue una mujer de Sulianges. Los párrocos volvieron a inscribir en los registros parroquiales: "Sepulté en el cementerio de la aldea, los restos de... devorado por la bestia feroz que recorre el país." En efecto, a partir del 1 de enero de 1766 se dejó ver todos los días. Era ella, no había duda. Como antes, se llevaba diariamente a un niño o una mujer; como antes, venía por las tardes a la aldea a apoyar sus patas en el marco de las ventanas y a mirar por las cocinas. No era un lobo, todo Gévaudan lo habría atestiguado bajo juramento; desde hacía dos años, en la región habían matado a 152 lobos y los campesinos no podían estar equivocados.

Sucedieron hechos trágicos jamás vistos: dos niñas de Lèbre jugaban frente a la casa de sus padres cuando la bestia, llegando de improviso, se lanzó sobre una de ellas y la prensó entre sus colmillos. La otra pequeña, queriendo defender a su hermana, saltó sobre la espalda del monstruo, se agarró de él y se dejó llevar. Los aldeanos acudieron a los gritos de auxilio... demasiado tarde. La cabeza de una de las niñas ya estaba separada de su cuerpo, y la otra tenía el rostro despedazado. Un día un campesino, Pierre Blanc, luchó con la bestia durante tres horas seguidas; cuando estaban exhaustos, ambos descansaban un poco para continuar más tarde el combate [...].

Gévaudan suplicaba que vinieran en su ayuda pero sus lamentos no tuvieron eco. El intendente de la provincia no quería caer en desgracia volviendo sobre un asunto que Versalles daba, desde hacía mucho, por terminado. Volver a hablar de la bestia hubiese sido, de alguna manera, contradecir al rey o, por lo menos, insinuar que lo habían engañado. ¡Atreverse a molestar a Su Majestad por algunos pobres campesinos de más o de menos! ¿Qué cortesano habría osado correr ese riesgo? La bestia estaba muerta, el señor Antonio la había matado: eso era lo definitivo, ya no había que remover el asunto. La bestia continuaba atacando a la población. El 19 de junio de 1767, después de una larga peregrinación a Notre Dame-des-Tours, a donde acudieron todas las parroquias de la región, el marqués de Apcher, uno de los señores de Gévaudan, organizó una batida. Entre los cazadores se encontraba un hombre rudo, de nombre Jean Chastel, de sesenta años, nacido a principios de siglo en Darmes, cerca de la Besseyre-Sainte-Mary. Era un hombre robusto y piadoso a quien toda la región estimaba por su escrupulosa honestidad y buena conducta. Jean Chastel se encontraba ese día apostado en la Sogne-d'Auvert, cerca de Saugues. Tenía en la mano su fusil, cargado con dos balas bendecidas. Estaba recitando sus letanías, cuando vio venir hacia él a la Bestia. A la verdadera Bestia. Tranquilamente cierra su libro de oraciones, lo coloca en su bolsillo, se quita los lentes, los acomoda en el estuche. La bestia no se mueve, espera. Chastel se prepara, apunta, dispara; la bestia queda inmóvil. Los perros corren al escuchar el disparo, la derriban, la desgarran. Está muerta. Enseguida, su cuerpo es transportado a caballo al castillo de Besque. Allí lo examinan, es sin duda la Bestia, no es un lobo. Sus patas, sus orejas, su enorme boca indican que se trata de un monstruo de una especie desconocida. Al abrirlo, en sus entrañas encuentran el hueso del hombro de una jovencita, sin duda aquella que en la antevíspera había devorado en Pebrac.

Exhibieron los restos de la bestia por todo el lugar, luego los pusieron en una caja, y Jean Chastel partió hacia Versalles con el triunfal y embarazoso trofeo. Allá no faltarían los sabios que diagnosticaran qué podía ser este animal fantástico. Se comprobaría que el señor Antonio se había burlado del rey. Por desgracia, el viaje se efectuó durante los calores de agosto; al llegar, la bestia estaba en tal estado de putrefacción que se apresuraron a sepultarla sin que nadie tuviera el valor de examinarla. Así que nadie sabría jamás lo que era la Bestia de Gévaudan. Sin embargo, Chastel fue presentado al rey, quien se burló de él. El buen hombre siempre sospechó que había sido víctima de una intriga palaciega, y como no era capaz de protestar, bajó la cabeza y regresó a Gévaudan, donde el recaudador de impuestos le otorgó como gratificación 72 libras.

Pero Gévaudan fue menos ingrato que Versalles: Jean Chastel se convirtió en héroe, y su nombre, después de siglo y medio, es conocido por todos. Un escritor local le dedicó un poema épico que consta de no menos de 360 páginas y cuya elaboración duró veinte años. Ahí, la muerte del monstruo se relata pintorescamente y se aprecia al intrépido cazador: "Apuntando su fusil, la bala sale, y la bestia/ Vomita mares de sangre. De su conquista seguro;/ Al ver inútil todo esfuerzo, todo grito,/ 'Bestia, no devorarás más', Chastel grita."

El arma que liberó a Gévaudan fue conservada como reliquia. Es una escopeta de dos cañones; la culata de vieja madera, esculpida copiosamente, lleva una placa de plata sobre la cual se grabó este nombre glorioso: Jean Chastel. Hoy, esta escopeta pertenece al señor cura Pourcher. Es necesario agregar que en la Sogne-d'Auvert, algunos aseguran que en el mismo lugar donde se dio muerte a la bestia "la hierba no crece desde entonces", además está siempre rojiza, y ningún animal quiere comer esa hierba maldita.

Ramix

dijous, 27 de març de 2008

Eugene Omar Goldbeck, fotògraf panoramista

“La fotografia no és res més que temps i llum”.
Eugene Omar Goldbeck va veure la llum per primera vegada a San Antonio, Texas, als Estats Units, l’any 1892 i a va entrar a l’eterna foscor quant gairebé tenia 95 anys, el 27 d’octubre de 1986.
La Folmer Graflex Cirkut era una càmera de gran format, patentada el 1904, que es muntava sobre un capçal circular dentat a sobre d’un trípode. Era capaç de girar 360 º

en una sola exposició i Goldbeck en va adquirir una el 1912. El mecanisme emprava negatius d’uns 25 cm d’alçada per 281 cm de longitud.
El 1914 fotografia l’apertura del Canal de Panamà i el 1921 creà l’agencia fotogràfica The National Photo Service. El 1967 va cedir la totalitat del seu arxiu al Harry Ranson Humanities Research Center de la Universitat of Texas, a Austin, Texas. Entremig va produir una ingent quantitat d’instantànies, es calculen més d’un milió de negatius. L’any 1947 va realitzar la seva major “insígnia vivent” amb la fotografia d’un grup de 21.765 homes, havent de confeccionar per a dur-la a terme una torre de 60 m. d’alçada, a la Base Aèria de Lackland a San Antonio. Els soldats formaven la insígnia militar de la seva unitat. Els va vendre les copies a cadascú a 3 dòlars la unitat.

Ramix.

Bibliograf. Goldbeck. Fundazione Galleria Gottardo.

dimecres, 19 de març de 2008

Trilogia de Claus i Lucas, Agota Kristof

Vull proposar-vos lectura. Bona lectura. Es tracta d’un llibre. Això és obvi. Però és entretingut. Original. Enriquidor. Diferent. Rar.
Va ser titulat per la seva autora “Le grand Cahier”. Això és perquè va ser escrit originalment en francès. Però no amb el francès de la França, sinó en la llengua de la Suïssa francòfona. Ella, em refereixo a l’escriptora, és hongaresa. Es va veure obligada a expatriar-se. Conseqüències de la política excloent que fan certs dirigents. Dirigir malament els demés és sempre nefast. Dirigir és en si mateix negatiu. Fer-ho disfressant-lo d’interès general, ho és encara molt més.
Ha sabut narrar el que volia dir, embolcallant-lo d’una bonica història. Bonica però crua, seca, directa, grisa. Sense ornaments lingüístics, com ens expressaríem en un idioma que no dominem encara del tot. Al llibre conta el que se’n deriva d’una guerra o dels totalitarismes. L’Existència Obscura que a voltes es desenvolupa distant però es manifesta per tot arreu. Barbaritats d’una evolució humana encara inconclusa. Punt en el que es troba encallada la civilització.
Agota Kristof, per si el voleu cercar el llibre, ha estat publicada en català, per la editorial Magrana, però aquí amb el títol de “Trilogia de Claus i Lucas”. Són tres llibres en un. El gran quadern / La prova / La tercera mentida. Però no penseu en un tom milfullista. És normalet de gruix, 477 fulls. Val 23 €.
Va ser Premi Llibreter del 2007, pel que representa d’obra literària de qualitat i seriosa.Us agradarà.

diumenge, 16 de març de 2008

SORTIM A… LA MUSSARA, SIURANA I SCALA DEI

LA MUSSARA, un poble abandonat des dels anys cinquanta, conegut pel seu paisatge feréstec, per les seves vies d’escalada, i pels seus misteris, si, si, pels seus misteris paranormals, si en voleu saber més sobre aquest aspecte en concret, us invito a que obriu aquest hipervincle:
Enigma 900 Otro Pueblo con Misterio La Mussara.htm
Arribats; uns podran buscar la pedra de “La Vil·la del sis” i explorar el que resta del poble, mentre altres podran fer la via ferrada de la Trona, de curta durada (20/30´). Abans de marxar passarem llista val? Un cop siguem tots, ens dirigirem cap a...
SIURANA,
Poblet penjat damunt d´un roc, i en conseqüència vorejat de grans penya segats, amb un paisatge incomparable dels pics i cingles del Montsant.
Siurana, te algunes peculiaritats històriques. Tenim noticies d’assentaments neolítics, i d’indústries del sílex, que arriben fins ben entrada l´época del bronzo. Al segle XI es converteix en un emplaçament de primera línia de l´islam. Lloc inexpugnable resisteix sense dificultat els continuats assalts dels cristians, que trigaran gairebé tres segles en conquerir-la. Diuen que fou el 12 de juliol del 1154 a mans d´en Bertran de Castellet.
Encara podem veure les petjades del cavall de la reina mora, que va deixar gravades a la pedra abans de llançar-se al buit. Si en voleu saber la llegenda al complert, no deixeu de visitar aquest altre hipervincle;
SIURANA, LES LLEGENDES.HTM.
Desprès de visitar l’enclavament, i fer un beure, continuarem la marxa fins...
SCALADEI;
Aquesta cartoixa fou la primera que s’instal·là a la península ibèrica (S.XII) per desig d´Alfons II el cast, rei de la corona d´Aragó, i comte de Barcelona. La llegenda que explica el seu nom, diu que, un grup de cartoixans provinents de “La Grande Chartreuse” (la Seu de l’ordre a Grennoble) es trobà casualment amb un pastor de la zona i, els explicà, que quant dormia en aquell indret, somiava en una gran escala que recolzant-se en la soca d´un pi corpulent, permetia pujar als àngels fins el cel. Santa Maria d´Scaladei va créixer molt i esdevingué la mare de moltes altres cartoixes arreu d’Espanya i Portugal, acabà com gairebé totes aquestes grans congregacions religioses, amb la desamortització de Mendizabal el 1835.
A Scaladei podem dinar, venen un vi excel·lent, i si convé només caldrà portar la carmanyola o el bocata. També hi ha la possibilitat de dinar al restaurant, però això si més no, ho podem decidir sobre la marxa, (Però porteu el jalo per si de cas). Farts ja de tanta pedra , histories i llegendes, quant ho desitgem fotem al camp direcció a...
LA FLORESTA;
Lloc de sopar i recollida, aixopluc a les Masmorres del castell, i si no desitgem més marxa, doncs a dormir...
El diumenge esbarjo i Calçotada.

BRIEFING

LLOC DE TROBADA: Dissabte dia 5 d´abril de 2008 a les 8:32 h. a la porta de l’església de la Mussara. Desdejú (no hi ha bar, així que ja sabeu...). Recerca de “la pedra de la vil.la del sis”. Ferrada de “La trona”.
Visita a Siurana, investigació de les petjades del cavall de la reina mora.
Passejada per Scaladei, Dinar, passeig peripatètic per la cartoixa (els que ho vulguin, es clar) recerca de l´escala que puja al cel, Kubata i cap a la Floresta.
Diumenge dia 6 d´abril del 2008 : Esbarjo: caraoque + petanca i ball de rams. Calçotada i ja n´hi ha prou no??

EL MÉS IMPORTANT !!
Es lo de sempre; Les inscripcions fetes amb immediatesa son de gran ajuda per una bona organització...no cal que us digui res més oi ?
PER APUNTAR-VOS EL DISSABTE DIA 5, TENIU FINS EL DIA 17 DE MARÇ DEL 2008 , ( Cal reservar el castell, i recordeu, que el dret a triar habitació s’adquirirà per ordre de trucada al 973 143471 pregunteu pel Sr. Quim.
Els que vulguin venir el diumenge 6, tenen de temps fins el 18 de març del mateix any.pregunteu pel Sr. Joaquim.
També podeu materialitzar les vostres inscripcions a traves de
crisquim@terra.es indicant clarament i amb lletres majúscules, nom i cognoms, nombre de persones, dia o dies d’interès, nº compte bancari, fotocopia compulsada del dni, + nif, +passaport, +última declaració d’hisenda,+nº tarja de crèdit o visa, deixant molt clares, les vostres preferències parasexuals i adicions literàries, tot això, acompanyat del nº de tarja del supermercat de confiança,dos avals i el llibre de familia. Veieu que n’és de senzill fer les cosses com cal!!


Records i una abraçada a totsssss!!!! I ja sabeu,cal afanyar-se en les inscripcions...

Quim

PLANOL DE LA SITUACIÓ:

BENVOLGUTS CAMARADES………………….

Ja s’albira la primavera que, com be sabeu, “la sang altera”. Cal sortir-ne de la llarga hibernació per tal d´iniciar, si us ve de gust, un nou cicle d´activitats encaminades primordialment a eixamplar els nostres horitzons de coneixements, a mantenir-nos ŕgils, i sobre tot al savi exercici de cultivar les relacions personals. Que hi trobareu més complert ??

Al voltant de la taula es fa bona tertulia. Mare meva!!, encara tinc al cap “Casa Gervasio” !!!


Rest. De la Font Llonga.




Respirar la natura en estat salvatge. Els barrancs ens aporten emanacions tel·lúriques en el seu format més pur. Podeu imaginar-vos quina olor desprén aquest paisatge ? Quines sensacions us fa sentir?...







Barranc de l´Infern














La historia ens fa sabedors dels nostres orígens, i per tant, de ser com som , i per que som , entre d´altres coses es clar !



Siurana







Una bona ferrada, allibera tensions, adrenalina i fa adreçar la vista al cel...
Però cal anar ben equipats....




AY Deu meu!! Quina imatge he penjat!! En que estaria pensant!!! Bueno tu deixem-ho córrer, deixem-ho córrer ....
(Bromes a part, la foto pertany, al “ferradromo indoor” de l’escola de ferrades de Shoöedrînger, on podem observar una alumna avantatjada, lluint un impecable estil, al punt d´iniciar una complicada via)

BE COMPANYS, TOT AIXÓ VOL DIR QUE ESTEU CONVOCATS A LA PROPERA SORTIDA QUE TE PER OBJECTIU, FER UNA FERRATA DE BASTANT RECENT CREACIÓ, MOLT FACIL I CURTETA, PERÒ MOLT INTENSA. VISITAR UNS POBLES SINGULARS QUE NO DEIXARAN INDIFERENT A NINGÚ, I FINALMENT, UNA CARTOIXA QUE RESUA ESPERI-TUALITAT PELS QUATRE CANTONS.

TAMBÉ HI HAURÀ UNA BONA CALÇOTADA I.....

ESTIGUEU PENDENTS DEL VOSTRE CORREU, JA QUE EN BREU REBREU TOTA LA INFORMACIÓ QUE CAL.

No marxeu que ara vinc!!

Quim

El Centre Fraternal de Palafrugell



Plaça Nova
Alguns dels membres del Casino “Societat El Palafrugellense”, popularment conegut per “Can Martinet”, que pertanyien a la classe treballadora de Palafrugell, van ser els impulsors de dos dels casinos més representatius de la vila : El Centre Fraternal i el Centre Obrer.
El Centre Obrer era un casino popular d’ideologia anarco-federalista que fou fundat el 17 de novembre de 1887 per una vintena dels socis de Can Martinet. Un dels seus principals impulsors va ser en Martí Bonany, que havia estat el darrer president del Casino “Societat El Palafrugellense”
El Centre Fraternal que ocupa actualment l’edifici número 4 de Plaça Nova, fou fundat l’any 1887. Es actualment l’única entitat centenària que queda a la vila. La construcció de l’edifici, propietat d’en Manel Jubert i Marquès, és una obra d’estil neoclàssic que data de l’any 1878. En un principi una part de l’immoble fou ocupada, pel Casino l’Aliança, que es va fundar el 20 d’agost de 1882. Cinc anys més tard s’instal·là en un local del mateix edifici el Cafè d’Orient, l’establiment quedava situat entre el Casino i el carrer de Sant Sebastià. Si va estar aquí fins el 19 de juliol de 1898, moment en què el Centre Fraternal comprà tot l’edifici i els desallotjà. A la cantonada amb el carrer de Sant Sebastià hi ha un element que destaca en alt relleu sobre la façana, es tracta de la figura d’un cap d’un lleó. Aquesta figura s’ha convertit per dret propi en un element del paisatge urbà del poble.
Carrer de Sant Martí
Per aquest carrer han passat les societats i organitzacions més representatives de la Vila. Aquí es va constituir el 1887 el Centre Fraternal, i s’hi va estar fins l’any 1894. També el cafè Orient, que, de la seu que tenia a la Plaça Nova es traslladà al carrer de Sant Martí, el 1898. El Centre Catòlic, que s’ubicà al número 1, des de l’any 1896 fins el 1906, en què es va dissoldre. La Cuina Econòmica, organització social instal·lada en un local d’aquest carrer entre el 6 d’octubre de 1914 i el 9 d’octubre de 1916, que oferia els més desposseïts àpats per 15 cèntims.
Carrer de Santa Margarida
En un edifici del carrer tenia la seu, quan es fundà el 17 de novembre de 1887, el Centre Obrer. Aquesta societat recreativa d’orientació anarco-federalista, acollia als membres associats, pertanyents la gran majoria d’ells a la classe treballadora de Palafrugell, en forma de Casino Popular. L’any 1890 traslladà la seu a Plaça Nova. Més tard el 1894 es traslladà al carrer Cavallers i es dissolgué finalment l’any 1910, amb 23 anys d’existència.En el local que el Centre Obrer havia deixat s’instal·là el Cafè El Siglo fins l’any 1894, passant a ser ocupat el local novament per una societat recreativa, el Centre Fraternal. L’any 1898 el Fraternal s’instal·là en l’edifici que havia comprat a Plaça Nova i d’allà desplaçà a la societat que el tenia en lloguer, el Casino L’Aliança. Els aliancistes optaren pel trasllat i aprofitar el local del carrer de Santa Margarida que havia quedat vuit en marxar el Centre Fraternal.
Ramix