dijous, 10 de maig de 2007

Un paso a delante, dos atras

En el fondo de esa disputa dialéctica aenevista en que andan liados, como siempre a la greña, sociatas y peperos, en la que nos toca a nosotros sufrir los daños colaterales una vez más, la cuestión que se dilucida entre ellos no es incomprensible, pero sí muy trascendente.
O bien se ofrecen de una vez acuerdos y vías para salir del enquistamiento negligente en que han convertido la cuestión de Heuskal Herria, dándoles voz, argumentos políticos y representación social, con las que se arreglaría y encarrilaría todo esto, dado que es de todos bien sabido que las fronteras entre legalidad e ilegalidad se mueven segun la voluntad de quien quiera hacer las cosas, unos siempre mal y otros peor; o bien se les mantiene en la marginación rentable, como se les a querido tener hasta ahora, y se les persigue policialmente en ese exclusivo “coto privado de caza”, que los gobernantes se reservan para administrar poder, territorio, voluntad y votos.
Nosotros, los gentiles, queremos la paz, sin matices, sin trampas, sin ajustes de cuentas, sin manipulación, sin que nos importen los votos que se den o se dejen de dar. Sólo nos preocupa el futuro y el progreso social, paraiso que nunca nos permitís alcanzar entorpeciendo con vuestras eternas disputas. Vuestros àvaros cálculos de rentabilidad, que descuida cada vez más su decencia, nos tienen sin cuidado. Estamos hartos de ver siempre la misma función. Aplicároslo como un aviso.