dissabte, 24 de febrer de 2007

Gaztelu-Arroko Lezia III

Día 2 de agosto de 1976.
Llegamos en coche a Araotz, Guipúzcoa, situado a 380 metros sobre el mar, la villa natal del célebre y pertinaz buscador de “El Dorado”, Lope de Aguirre, explorador incansable del Río Amazonas y del Orinoco. Araotz es el pueblo más cercano a la Depresión de Degurixa o Deguria, en la Sierra de Zaraia, lugar al que nos dirigimos.
Está ya por finalizar la mañana y aparcamos junto al frontón del pueblo, después de repartirnos el material de espeleología de forma equitativa, y una vez bien comidos, partimos a las 15:00 horas hacia la cima de Andarto.
Ascendemos por la carretera hasta el caserío Aizkorbe y allí tomamos el camino que se empina entre muretes de piedra seca primero y después transcurre atravesando un bosque de hayas. Son cuatro interminables quilómetros de pendiente constante con un inmisericorde sol de justicia sobre nosotros. Somos jóvenes animales acarreando inmensas mochilas cargadas de material de escalada y comida monte arriba.
En ese momento aconteció un tropiezo con la Guardia Civil. ¿Quim, tú recuerdas como transcurrió?
Llegamos al collado de Ezate situado a 962 m. y descendemos suavemente por la ladera de la Depresión. Son las 19:00 horas y estábamos exhaustos. Hemos invertido cuatro horas en ascender un monte que en condiciones normales se alcanza a realizar en dos horas y cuarto.
Pero ya estamos aquí. La majada de Degurixa es un lugar recóndito de la montaña guipuzcoana, un polje de forma elíptica situado a 896 metros y rodeado de picos calizos que ascienden doscientos metros por encima de la cubeta.
Un polje es el resultado del colapso geológico de una estructura cárstica. Ésta se produce por el hundimiento masivo del terreno subyacente al hallarse intensamente erosionado por la acción del agua que ha formado en su interior cavidades, simas y galerías. Hemos alcanzado el mismísimo espeleoparaíso.
La Depresión se ha utilizado secularmente para guardar el ganado de los pastores trashumantes del valle de Leintz, que encontraban aquí los pastos frescos de altura durante las estaciones estivales. La prueba fehaciente de esa práctica se encuentra al seguir el rastro de los antiguos túmulos y dólmenes que existen abundantemente en los accesos a Degurixa.
Una vez que hemos localizado la Gaztelu Arroko Lezia III, la cavidad, establecemos una acampada a 50 m de la boca del avenc.
El nombre de Gaztelu significa “castillo”, en euskera, y nosotros dormimos muy tranquilos en el patio de armas del recinto de Deguria. Inmediatamente se nos ha hecho de día.
Día 3 de agosto de 1976.
El tiempo de sueño nos ha parecido corto, pero el sol está ya muy alto sobre el horizonte de la montaña cuando nos levantamos. Nos despierta el calor que se acumula por la mañana en el cráter. A las 13:30 horas, Quim comienza a bajar el primer pozo de 38 metros, le sigue a continuación el Ramiro, después baja el Lluís, el Toni, Fernando, Pere y el último Rafael.
Por una galería descendente bajamos a los primeros pozos. Caídas verticales que se van sucediendo como un rosario de tubos que bajan 20 metros, después 8 metros, a continuación otro de 13,50 metros y por último uno de 3,5 metros, antes de iniciarse el largo, larguísimo, meandro descendente que completa los 444 metros de descenso y 1200 metros de recorrido total.
Para esta campaña nos hemos comprado las famosas coreanas, unas botas de agua chulísimas. El Toni, el Fernando y el Pere lucen unos impecables monos blancos, sobre los que quieren reflejar con barro la dureza de la sima.
Al pie de las verticales se forma un hilillo de agua procedente de las filtraciones que se va engordando rápidamente a través del meandro. Para avanzar debemos hacerlo mediante la técnica de “ramonage”, a una altura que varía entre los dos y siete metros del suelo de la galería. El ancho se distribuye caprichosamente a lo largo de la sección, entre 40 centímetros y un metro.
Alcanzamos la zona de “cruce” a 132 metros de profundidad. Se trata de una galería fósil que llega al meandro por la parte alta de la galería. El suelo de esa cavidad está sedimentado de arcilla seca, y sobre ella nos permitimos un descanso. A 220 metros alcanzamos “el campamento”, un lugar con abundante goteo cenital. Este punto está atravesado también por otra galería fósil que se comunica con el meandro más adelante y aunque hay que descender por un pozo de 20 metros de caída el avance es más fácil que por el corredor activo. Superado el pozo el meandro oscila entre los 30 y 50 centímetros. En la cota 250 llegamos a “la cascada”, con una caída de 20 metros. A continuación a 330 metros de profundidad está la “sala de los bloques”. Alcanzamos la cota 375 donde por la derecha se abre una galería a cinco metros de altura con un manto de arcilla seca y recorre 50 metros hasta volver a la galería activa. La temperatura constante es de 5º y la humedad oscila entre el 90 y el 100%.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

cOMO NO HE DE RECORDAR MI NEGATIVA A ENTREGAR EL DNI, A AQUELLOS PARANOICOS NÚMEROS. rECUERDO QUE CUANDO DE REGRESO FUIMOS A RECUPERARLOS, NINGUNO DE ELLOS TENIA EL VALOR SUFICIENTE,PARA PEDIRSELOS AL OFICIAL DE GUARDIA.
sE HABIAN EXCEDIDO, Y LO SABIAN DE SOBRA, EN FIN!, QUE COMO DECIA sERRAT, "ENTRE ESOS HOMBRES Y YO HAY ALGO MUY PERSONAL".
aH!, SE ME OLVIDABA, GRACIAS A UNA MOTO DUCATI "sCRAMBLER" Y A SU PILOTO, POR LIBRARNOS EN LA MEDIDA QUE BUENAMENTE PUDO DE AQUELLAS MONSTRUOSAS MOCHILAS.
qUIM

Anònim ha dit...

cOMO NO HE DE RECORDAR MI NEGATIVA A ENTREGAR EL DNI, A AQUELLOS PARANOICOS NÚMEROS. rECUERDO QUE CUANDO DE REGRESO FUIMOS A RECUPERARLOS, NINGUNO DE ELLOS TENIA EL VALOR SUFICIENTE,PARA PEDIRSELOS AL OFICIAL DE GUARDIA.
sE HABIAN EXCEDIDO, Y LO SABIAN DE SOBRA, EN FIN!, QUE COMO DECIA sERRAT, "ENTRE ESOS HOMBRES Y YO HAY ALGO MUY PERSONAL".
aH!, SE ME OLVIDABA, GRACIAS A UNA MOTO DUCATI "sCRAMBLER" Y A SU PILOTO, POR LIBRARNOS EN LA MEDIDA QUE BUENAMENTE PUDO DE AQUELLAS MONSTRUOSAS MOCHILAS.
qUIM